AUANDA

Aprender a aceptar momentos de sufrimiento y de esfuerzo a lo largo de nuestra vida, es parte de la naturaleza, en realidad vivir sin obstáculos, reduciría en gran medida la capacidad de desarrollar nuestro potencial  no podríamos desarrollarnos y madurar.

La libertad y el volar solo pueden llegar de la lucha y si se  priva la mariposa de la lucha, también la priva de la libertad y de su vuelo.

Cada persona al igual que la mariposa tenemos un tiempo de acción y adaptación a los cambios que vamos experimentar a lo largo de nuestras vidas.

Los tiempos  los marca nuestra propia naturaleza. Debemos seguir nuestro ritmo, algunas veces el esfuerzo es exactamente lo que necesitamos en nuestra vida.

Si Dios nos permite pasar por nuestras vidas sin encontrar ningún obstáculo, nos dejaría limitados.

No lograríamos ser tan fuertes como podríamos haber sido y  nunca podríamos volar como la mariposa.

Cuál  eres tu??